EL PADRINO

por egoitzmoreno

¿Quién no la ha visto?

Don Vito Corleone, el respetado jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York, sufrirá un atentado tras negarse a participar en el negocio de las drogas… y las cosas se complicarán cuando todo quede en manos de sus cuatro hijos.

La pregunta.

Toda historia plantea un conflicto -moral, si estamos ante una obra a tener en cuenta-. El receptor tiene que asumirlo, abstraerse, hacerlo suyo… En ocasiones, podemos presentar esto de forma interrogativa: ¿conseguira Indy que los nazis no se hagan con el puto Santo Grial?; ¿logrará Charlot el dinero para ayudar a la florista?

En El padrino la pregunta es doble, pues no sólo se nos plantea si los Corleone sobrevivirán a la guerra… La cuestión -señalada una y otra vez-, que debemos añadir es… ¿Conseguirá Michael permanecer al margen?

Y Coppola resuelve de forma lapidaria: la familia sobrevivirá, pero Michael será condenado. Porque ésta es la historia de un descenso a los infiernos, que comienza con una pistola en el váter de un restaurante… y termina, en la tercera parte, con un grito infinito.

Un detalle.

La película comienza con la famosísima secuencia del funerario… Una momento en el que, si te fijas, la cámara va alejándose lentamente:

Cuando Michael toma las riendas y se decide a entrar en el tinglado… la cámara nos acerca a él:

Qué bonito, ¿eh?

Por cierto, ¿recuerdas a Apollonia (Simonetta Stefanelli)?

Es la chica que se casa con Michael, durante su exilio siciliano… y se puso en bolas en Non Commettere Atti Impuri.

Sin más.

Descarga los vídeos aquí.

I M A G E U P D A T E

Anuncios