CONCEPTOS

por egoitzmoreno

Descla, que está en forma:

DOS CONCEPTOS FALSOS Y ENFRENTADOS

Leyendo la prensa no dejo de asombrarme de como, desde el sistema, siempre se tiende a la polarización, al izquierda-derecha, al bueno o malo absoluto. Desde esta óptica la prensa de izquierdas tiene un solo villano para culpar de la situación que atravesamos: la Banca, que es a su vez la deresha, el franquismo, el huevo izquierdo del Cid campeador y el gol de Marcelino contra Rusia. Sí, ya, y la Iglesia, esa siempre está ahí.

Nos vamos a la derecha y la culpa es de Zapatero, de la toma bolchevique del palacio de invierno, de la Educación para la sodomía y de haber expulsado a los moros de España, pobrecitos.

E izquierdas y derechas oficiales proponen misma solución: RECORTES.

Mientras ambas hablan de recortes, no dejan de pagar, de nuestro bolsillo, rescates a la banca para que pueda seguir usureando. Cuanto menos, curioso.

A Grecia la casa farmacéutica Roche ha dejado de servirle medicamentos para la cura del cáncer. Esto ya no suena gracioso. Ese “tengo derecho a mi fiesta” en el que hemos vivido, pierde bastante gracia cuando la Sanidad pública se va al garete o no hay dinero para la Educación. Son cosas que pasan cuando te das de morros con la realidad. La solución de los iluminados consiste en que la banca siga pagando sin esperar cobrar. Tengo derecho a mi fiesta, coño, alguien la pagará… Pero en la misma Grecia donde una malvada multinacional no les regala los medicamentos para el cáncer, tuvieron derecho a su fiesta 45 jardineros para cuidar esta maceta:

Podemos culpar a la malvada multinacional Roche de no dar gratis los medicamentos contra el cáncer, pero difícilmente mi conciencia exculpa al Gobierno griego de las barbaridades que estuvo haciendo a crédito.

El concepto “me han de regalar la vida” es tan infantil, tan insostenible, como el concepto “la banca está para ganar dinero y no tiene ninguna culpa de la irresponsabilidad de la gente y los gobiernos”. Parece mentira que a estas alturas algo tan sencillo como una cuenta de la vieja: “no gastes más de lo que ganes”, se haya convertido en un motivo de disputa ideológica. Así nos va, discutiendo gilipolleces.

Desengañémonos: hacer más billetes para que siga la fiesta no sirve de nada. La inflación provocaría que esos billetes fueran poco menos que los del Monopoly. El barbudo que se follaba a la criada, Marx, a veces acertaba. Aquí el problema es de quién tiene los medios de producción. El caso de Roche y Grecia es un claro ejemplo. Hay dinero para pagar a 45 jardineros cuidando una maceta, pero no lo hay para montar laboratorios propios. Cuando no produces ni para el consumo interno, el default es cuestión de tiempo: estás pagando a crédito las nóminas de la gente. ¿Culpamos a los bancos de que corten el chorro del crédito? ¿Nuestros gobiernos, TODOS de Suárez en adelante, no tienen culpa? ¿De verdad estamos dispuestos a coger el toro por los cuernos, vivir acorde a lo que nos podemos permitir, o queremos seguir la fiesta y ya lo pagará alguien?

De momento seguimos la fiesta: los bancos son los malos versus la culpa es los profesores que ganan mucho y trabajan poco. El mes que viene les tocará a los médicos. Después a los improductivos jubilados… Y en este canibalismo nos entretendremos mientras los gobiernos le siguen dando dinero a la banca en vez de dejarlos caer, como cualquier negocio, e invierten en crear un tejido productivo.

Creo que lo mejor que nos podría pasar es quebrar oficialmente ya, de facto ya lo estamos, empezar de cero y negarse a pagar lo que fuese deuda odiosa y renegociar la otra. A la islandesa, vamos. Esto por arriba, y por abajo crear tejido productivo, todo el que hemos destruido “por imperativo de Europa” desde la muerte de Franco hasta ahora. Mantener esta agonía aumentando la deuda para pagarle el marisco a los sindicalistas del régimen y las putas a sus señorías, es de imbéciles.

Me voy otra vez para unos días. No podré blogochatear.

Chao.

I M A G E U P D A T E

Anuncios